¿Entro en esta tienda? ¿O mejor en la tienda de al lado? Un escaparate bien decorado despierta emociones, la atención, el interés y la curiosidad. Así, una decoración inusual en una agencia de viajes activa las ganas de viajar y de verano, sol y mar. No importa si se trata de una carnicería, floristería, farmacia o una peluquería, la decoración en el escaparate no tiene por qué tener como tema únicamente el aniversario de la empresa o las navidades. Una decoración adecuada incrementa las ventas del negocio. 

Diez consejos de decoración para escaparates de Paymash

1 – Menos es más: La puesta en escena de la oferta es crucial. Se debe prestar atención a una selección representativa de los productos. No sobrecargue la decoración. Una presentación externa lograda se adapta perfectamente a la imagen deseada de la tienda y del grupo objetivo.

2 – Presupuesto pequeño, gran impacto: El diseño de un escaparate no tiene por qué ser caro. Un atrezzo individual y cuidadosamente seleccionado llama la atención: en tiendas de segunda mano y mercadillos de antigüedades puede encontrar tesoros ocultos. La naturaleza también ofrece todo tipo de adornos: flores frescas, hojas o ramas secas.

3 – Usar la luz como señuelo: Una buena decoración sin la iluminación adecuada es un trabajo de amor perdido. La luz cálida despierta emociones, es acogedora y logra crear una atmósfera determinada. Con puntos de luz en algunos lugares se crean acentos destacados. Cuanto menor sea el escaparate, más importante es prestar atención a los colores claros y la iluminación.

4 – Escaparate de eventos: Eventos de temporada y grandes acontecimientos deportivos como oportunidad para ideas de decoración: Navidad, Pascua, descuentos o el inicio del curso escolar son una gran fuente de inspiración. En Macy, el almacén más grande de Nueva York, un equipo trabaja durante todo el año para conseguir los escaparates de Navidad perfectos.

5 – Llevar un registro: No solo se debe llevar la contabilidad sobre la facturación. ¿Cuándo se ha producido una afluencia especial de clientes? ¿Pueden sacarse conclusiones de la decoración? Esto también ayuda a tener una visión general del diseño para evitar las repeticiones.

6 – Renovar la decoración del escaparate: La decoración debería cambiarse cada cuatro semanas aproximadamente. Así, el cliente siempre tiene algo nuevo que descubrir. Porque, obviamente, cada uno tiene un gusto distinto. 

7 – Vistazo al interior de la tienda: El escaparate tiene que resultar agradable y tentador. Poder ver el interior de los locales comerciales reduce las inhibiciones. Esto significa: coloque los biombos de forma inteligente. 

8 – Comunicar los precios de forma directa: Cuando a alguien le gusta algo, también quiere saber si se lo puede permitir antes de entrar en la tienda. Muestre las etiquetas de precios de forma clara en el escaparate. 

9 – Mantenga sus promesas: El diseño del escaparate despierta la curiosidad. El cliente espera encontrar en la tienda los productos anunciados. Así pues, puede prever una demanda más alta de los productos destacados. Para no quedarse con los estantes vacíos, es muy sencillo comprobar las existencias en la lista de inventario.

10 – Coloque los elementos destacados de la decoración a la altura de los ojos: Los transeúntes ven los escaparates al pasar por delante, por lo que los elementos destacados deberían estar situados a la altura de los ojos. De esta manera se consigue atraer las miradas y ganarse los corazones de los transeúntes al resultar fácil de abarcar con la vista. La línea de visión de los transeúntes es importante a la hora de contar una historia: esta se mueve desde la parte superior izquierda a la inferior derecha. El viaje de aventura a través de los Alpes en el escaparate de la tienda de bicicletas debe observar esta regla de oro.

Conclusión: el escaparate es la carta de presentación de un negocio. Una plataforma en la que usted se presenta a sí mismo y a su oferta. Un escaparate llamativo y bien diseñado gana puntos. Con los diez consejos de Paymash no solo despertará el interés y la curiosidad de los clientes, sino que los atraerá a la tienda e impulsará la facturación.