Hay reglas básicas que todo restaurador debe tener en cuenta a la hora de elaborar la carta del menú y las bebidas. Una carta no sólo informa sobre ofertas y precios. Una carta personalizada puede aportar buenos beneficios. En primer lugar, figura el contenido: ¿qué platos y bebidas ofrezco? Luego hay que centrarse en la forma externa: ¿qué tamaño o fuente y qué tipo de papel y diseño representa mejor el local? Paymash le proporciona una lista que incluye cinco consejos y sugerencias para la carta perfecta. 

 Menükarte für Restaurant

Estructura del contenido de la carta. Los clientes esperan una forma de representación que les resulte familiar. El contenido debería estructurarse en Entrante, Plato Principal y Postre, así como la sección de Bebidas. Esto proporciona al cliente una estructura que le permite encontrar rápidamente lo que busca. También son populares los cuadros de colores que resaltan ciertos platos como "La especialidad de la casa" o "Lo que prefieren nuestros clientes". El sistema de caja de Paymash con el cual la contabilidad en la restauración puede resultar rápida y sencilla, realiza una lectura estadística de los platos y bebidas más solicitados. Con esta información, la carta podrá mantenerse siempre actualizada. 

Menos es más. La oferta de la carta no puede ser demasiado amplia. Cada plato debería presentarse con variantes suficientes, pero sin dar al cliente demasiadas posibilidades de elección. De modo que para el restaurador no hay especialidad de la casa y puede elegirla a su gusto rápidamente. 

Presentación de los platos. La carta se traduce en inspiración para el huésped, por lo que la presentación y la descripción de los platos deben despertar el apetito al máximo. Las denominaciones apetitosas y creativas son las que triunfan. La comparación: "Salmón con patatas y setas" suena sobrio. Por el contrario, la descripción "Trucha fresca servida con puré de patatas casero y abundante ragú de setas" despierta el apetito. Otra ventaja es el cálculo del precio. Con nombres agradables al paladar, se pueden pedir precios más altos, ya que el cliente clasifica la comida en una categoría superior.

La minuciosidad es el quid de la cuestión. En la restauración, los clientes esperan el más alto orden y la limpieza. Esto también se aplica a la carta, en donde hay que evitar las faltas de ortografía. Deje que la mayor cantidad de conocidos posible lea la carta de su cafetería antes de enviarla a imprenta. 

Es necesario un diseño personalizado. La carta es la tarjeta de visita de las cafeterías o restaurantes. Refleja el carácter y la personalidad. Por lo tanto, cada restaurador debe preguntarse: ¿qué representa mi local? El diseño será auténtico sólo si se ajusta a un concepto general. A un café decorado con encanto con extravagantes elementos decorativos se adapta un diseño lúdico. En un restaurante moderno, en cambio, se espera un diseño ordenado y moderno que represente el estilo de la decoración interior y del ambiente. Además de su diseño individual, la escritura juega un papel importante. Debe ser simple y legible. La legibilidad puede mejorarse aún más con un buen contraste como fondo.

 

Resumen: Todos los clientes entran en contacto con la carta. Por lo tanto, hay que crear cuidadosamente su contenido y diseño. Una carta de menú y de bebidas personalizada es una fuente de ingresos. Paymash, con su sistema de caja, ofrece a los restauradores una valiosa ayuda para la simplificación del proceso de venta. Con esta herramienta, las estadísticas de ventas evalúan los productos más solicitados. Pueden ganarse un lugar especial en la carta o tener su espectacular salida en el "Menú del día".